Cómo dejar de beber Coca-Cola

Hay muchas razones por las que deberías dejar de beber Coca-Cola y refrescos en general de forma habitual. Está bien beber un refresco de vez en cuando, lo que no es bueno, es beberlos como si fueran agua. Hay van algunas razones para no beber Coca-Cola:

Cómo dejar de beber Coca-Cola

Te estropea los dientes

El ácido fosfórico que hay en los refrescos debilita los huesos y pudre los dientes de tal forma que luego es imposible blanquearlos o restaurarlos.

Ha habido informes de personas que han puesto un diente roto en una botella de refresco y en 10 días los ácidos de bicarbonato han disuelto el diente por completo.

Engorda

Los edulcorantes artificiales contenidos en los refrescos dietéticos engañan a tu cerebro aumentando tus antojos para comer más alimentos y como ya debes saber ... cuanto más comes, más peso ganas.

Beber una gaseosa normal es como beber más de 20 paquetes de azúcar puro. Al digerir el azúcar puro se convierte muy fácilmente en grasa y hace que aumente el azúcar de tu sangre.

Hace más difícil que pierdas peso

No por la razón indicada anteriormente, sino porque en teoría la carbonatación de las bebidas gaseosas se une a las células de grasa por lo que es más difícil quemar grasa. La carbonatación provoca que te hinches y que parezca que peses más de lo que pesas en realidad.

Por lo tanto, una vez comiences a dejar de beber Coca-Cola, vas a comenzar a perder peso. Debes sustituir este tipo de bebidas por agua o té verde para obtener tu dosis de cafeína.

Aunque el agua no frenará necesariamente tu adicción a la Coca-Cola, puedes hacerle frente con los siguientes consejos:

Deja de beber Coca-Cola (refrescos) poco a poco

Cada semana tienes que intentar beber menos refrescos con gas hasta que ya no necesites beberlos. La primera semana eliminando 1/4 parte de las Coca-Colas que te estás bebiendo actualmente.

Si por ejemplo, te estás bebiendo 10 Coca-Colas a la semana, la primera semana deberías beber 7, la segunda semana 5 y así sucesivamente hasta que dejes de beber por completo.

Con este proceso progresivo conseguirás reducir los síntomas de abstinencia hasta que desintoxiques por completo tu cuerpo. Expulsar todas las toxinas de tu cuerpo te puede provocar dolores de cabeza.

Te vamos a dar algunas claves para que te sea más fácil la desintoxicación de este refresco. Éstas son las siguientes:

Cómo dejar de tomar Coca-Cola o resfrescos con gas

Conciénciate

Tienes que tomar una decisión para renunciar a la Coca-Cola. Incluso si estás tratando de reducir el consumo un poco. Tienes que decidirlo y poner los medios necesarios para llevar a cabo tu decisión.

Cambia a la Coca-Cola Zero o a la Light

Poco a poco, ve haciendo el cambio a los refrescos de dieta. Esto puede ayudarte a ir reduciendo progresivamente tu consumo de azúcar.

Cambia a los refrescos sin cafeína

La cafeína es adictiva, es parte de la razón por la que te puede costar más dejar el hábito de beber Coca-Cola. Compra refrescos sin cafeína y ve disminuyendo gradualmente el número de bebidas con cafeína que bebes cada día.

Abastecerse de alternativas

Llena tu nevera con bebidas sin gas, es posible que tengas que recurrir a ellas en más de una ocasión.

¿Cuáles son las alternativas de la Coca-Cola?

Aquí hay una lista de las bebidas sin gas que puedes considerar comprar. Muchas de estas bebidas contienen calorías, pero también tienen nutrientes importantes como el calcio o la vitamina C.

  • Leche de Soja.
  • Leche desnatada.
  • Agua decorada. El agua puede parecerte aburrida, pero puedes decorarla con una ramita de menta o una rodaja de limón. Si te gustan los sabores más sutiles, prueba con una o dos rodajas de pepino o una fresa congelada.
  • Té verde o negro. El té no tiene calorías y contiene fitoquímicos muy saludables.
  • Zumos naturales. Las frutas y verduras son muy saludables.
  • Café. El café puede ser una alternativa sabrosa sin calorías a los refrescos. En verano puedes tomar café con hielo, es una bebida refrescante y deliciosa.
  • Agua fría. Ten siempre a mano una botella de agua y algunas botellas en la nevera. Llévate una botella siempre contigo: al coche, mientras miras la TV, al escritorio mientras trabajas... Acostúmbrate a beber agua, es muy necesaria para nuestro organismo y nos aporta grandes beneficios.