Cómo dejar de comer tanto

Cómo dejar de comer tanto

La cantidad que comes es importante, ya que incluso si comes mucha cantidad de comida sana puedes dejar de perder peso y comenzar a engordar. Las restricciones calórica extremas no son muy recomendables, pero hay algunos trucos que te pueden ayudar a comer menos, reducir ligeramente la cantidad de alimentos que comes sin que te des apenas cuenta.

Cómo dejar de comer tanto

Puedes engañar a tu cerebro fácilmente con los cambios de perspectiva. Es también más sensible a las señales externas, como un plato vacío o a los estímulos internos como el estómago lleno. La comprensión de estas influencias puede ayudarte mucho.

Por lo general, comemos más de lo que deberíamos debido a que muchas veces comemos sin sentido. La buena noticia es que este principio lo podemos utilizar al revés para influir sutilmente en nuestro comportamiento y empezar a comer menos sin darnos ni cuenta.

Con el tiempo esta diferencia en calorías puede ayudarte a bajar de peso. Es lento, pero constante. Y lo mejor de todo, es indoloro. Así que te presentamos 10 formas simples de comer menos sin darte cuenta:

1. Utiliza platos más pequeños

Un plato lleno envía la señal de que estás comiendo una gran cantidad de comida, en cambio un plato parcialmente lleno se ve como una comida escasa, independientemente de la cantidad real de alimentos.

2. Sírvete un 20% menos de comida

El margen sin sentido es de aproximadamente 20% de cualquier comida. En otras palabras, se puede comer el 80 % de los alimentos que normalmente comemos y probablemente no nos daremos ni cuenta. También se puede comer un 20% más sin darte cuenta.

3. Utiliza vasos altos

Al igual que menos comida parece más comida en un plato más pequeño, la altura hace que las cosas se vean más grandes, incluso cuando los volúmenes son los mismos.

Una línea vertical parece más larga que una línea horizontal y los vasos altos se ven más llenos que los anchos. Puedes reducir tus calorías líquidas eligiendo vasos altos en vez de bajos o anchos.

4. Come proteínas en el desayuno

La gente cree que el desayuno es una cura milagrosa para perder peso, pero se ha demostrado que sólo los desayunos ricos en proteínas tienen la capacidad de suprimir el apetito y reducir las cantidades que comes durante todo el día.

5. Come más de tres comidas al día

Comer de forma más seguida hace que tengas menos hambre cuando llegues a las comidas principales. Por lo tanto, es importante que comas a media mañana, por ejemplo una pieza de fruta y que comas a media tarde, por ejemplo, un yogurt con cereales.

6. Mantén los refrigerios fuera de la vista o fuera de tu casa

Todos los estudios han demostrado que las personas comen mucho más cuando la comida está visible o si saben que está ahí. La investigación también ha demostrado que la comida más difícil de conseguir y la que requiere un esfuerzo extra es la que tiene menos probabilidades de que te la comas. El trabajo adicional te obliga a cuestionar el valor de tu acción y esto te da la oportunidad de reflexionar antes de comer.

7. Mastica bien

Presta mucha atención a la velocidad en la que comes. La mayoría de personas no mastican. Si eres una de esas personas, cuenta las veces que masticas antes de tragar la comida, de esta forma comerás más despacio y no comerás tanta cantidad.

8. No comas del paquete

Tu estómago no puede contar. Cuando no se puede ver cuánto estás comiendo eres más propenso a perder la pista y comer el doble o incluso el triple de la cantidad que comerías si vieras lo que estás comiendo. Utiliza un plato o una taza o incluso una servilleta, sólo para asegurarte de que tienes una buena visual de todo lo que vas a comer antes de probar tu primer bocado.

Cómo dejar de comer pan y dulces

9. No comas delante de la TV

Para la gran mayoría de nosotros, la alimentación distraída es lo mismo que comer en exceso. El final de un programa o de una película es otra poderosa señal que significa que una comida se ha terminado, así que probablemente comer viendo la TV no es la mejor idea.

10. No prestes atención a las demandas de salud

Pero espera, ¿La comida sana se supone que es mejor para ti? En teoría, sí. Los vegetales, frutas y otros alimentos sin procesar rara vez tienen etiquetas. En cambio los alimentos con propiedades saludables tienden a ser basura procesada reenvasada y encima nos la muestran como la mejor alternativa.

Peor aún, la investigación del laboratorio de Wansink ha demostrado que la gente subestima drásticamente las calorías en los alimentos con propiedades saludables visibles en el envase. Las personas también tienden a comer más comida en general como resultado de este error de cálculo. Se refiere a este efecto como el "halo de salud". Para promover la salud real, es mejor comer alimentos frescos y sin etiquetas.

Cómo dejar de comer pan

Puede ser difícil dejar de comer pan, pero es posible. Una rebanada de pan tiene unas 100 calorías, por lo que reducir tu consumo de pan o eliminarlo de tu dieta puede ayudarte a perder peso. Para perder peso debes comer menos pan y además asegurarte de elegir sólo pan de cereales integrales, no refinados.

En lugar de pan de trigo, elige diferentes granos. Esto también significa que debes evitar la pasta, que se hace de trigo. El arroz integral o la cebada son alternativas saludables al pan. La quinua es una semilla saludable, porque a diferencia de la mayoría de los granos, es muy rica en proteínas. Se puede cocinar como cualquier grano.

Llena tu plato con verduras y frutas todos los días. La eliminación de pan puede ser difícil, ya que es un alimento que hace que nos sintamos llenos. Compra verduras troceadas y guárdalas en bolsas individuales o recipientes en la nevera. De esa manera, si tienes hambre, te será fácil coger una bolsa para la merienda.

Bebe mucha agua. El agua te mantiene hidratado y además te ayuda a sentirte satisfecho. Muchas personas confunden el hambre con la sed y comen cuando lo que realmente lo que necesitan es un vaso de agua.

Cómo dejar de comer dulces

Si se te antoja comer azúcar o dulces, he aquí algunas maneras de domar estos antojos:

  • Cede un poco. Come un poco de lo que se te antoja, tal vez una pequeña galleta o un caramelo. Trata de mantenerte dentro de un umbral de 150 calorías.
  • Combina alimentos. Si la idea de detenerte en una galleta o un caramelo te parece imposible, puedes satisfacer un antojo de azúcar mezclando comida sana con algo dulce. (Plátano con chocolate, nueces con yogurt desnatado...).
  • Corta los dulces de golpe. A algunas personas les ayuda dejar de comer dulces de golpe. Dicen que las primeras 48-72 horas son difíciles, pero que luego los antojos disminuyen.
  • Come fruta. Ten siempre una pieza de fruta a mano para cuando el antojo de azúcar se presente.
  • Levántate y anda.
  • Elige calidad sobre la cantidad. Es mejor comer una pequeña delicia dulce que una bolsa de dulces de menos calidad.
  • Come con regularidad. Esperar demasiado tiempo entre comidas puede hacerte escoger los alimentos azucarados y grasos que reducen el hambre.