Cómo dejar de estar borracho

Cómo dejar de beber alcohol y de estar borracho

Si has tomado la decisión de dejar de beber alcohol por completo, por razones de salud o por otras, continúa leyendo. Te ofrecemos consejos prácticos para detener esta adicción.

Cómo dejar de estar borracho

Hay un montón de razones por las cuales podrías querer dejar de beber alcohol. Algunas personas tienen a dejar de beber, como resultado del desarrollo de una condición médica relacionada con el alcohol, como una enfermedad del hígado o porque comienzan a tomar medicamentos que reaccionan mal con el alcohol. Otros optan por hacerlo por razones religiosas o simplemente como un paso hacia un estilo de vida más saludable.

Si estás pensando en eliminar el alcohol de tu vida, no eres el único. Sean cuales sean tus razones, te vamos a dar un montón de consejos sobre cómo dejar de beber alcohol, los detalles de los beneficios potenciales de no beber e información sobre los síntomas de abstinencia potenciales que podrías experimentar.

Consejos prácticos sobre como dejar el alcohol

En primer lugar, si piensas que tienes un problema de alcoholismo grave y estás experimentando cualquiera de los síntomas asociados, debes consultar con tu médico u otro profesional de la medicina al respecto lo antes posible. También hay una serie de servicios de apoyo dónde puedes buscar consejo.

Dejar esta adicción por completo, no es fácil, especialmente si has sido un gran bebedor en el pasado. Los siguientes consejos y técnicas pueden hacer que el proceso sea un poco más fácil.

1. Dile a tus conocidos, amigos y familiares tus intenciones de dejar el alcochol.

Dile a tu familia y amigos que estás tratando de dejar de beber alcohol y explícales el por qué. De esta manera, podrás compartir tus éxitos con ellos y entenderás tus cambios de hábitos. Las personas cercanas por las que quiere dejar de beber pueden ayudarte a mantener el rumbo e incluso te pueden animar a conseguirlo.

2. Evita las tentaciones.

En las primeras etapas, es una buena idea evitar situaciones en las que sientas la tentación de beber. Esto podría significar la exclusión voluntaria de ir a los bares y discotecas durante un tiempo. Del mismo modo, trata de identificar los momentos en los que sueles beber y llénalos algo más. Así que si sueles ir al bar el viernes por la noche, organiza una sesión de cine con amigos. También puedes rellenar los vacíos con deporte.

Si has intentado dejar de beber en el pasado, trata de identificar por qué no tuviste éxito e intenta eliminar esos factores de tu vida.

¿Qué es mejor abandonar completamente el hábito o reducir gradualmente el consumo de alcohol?

Si quieres dejar de beber alcohol como parte de un movimiento hacia un estilo de vida más saludable, puedes reducir la cantidad de alcohol que tomas y además puede ser mucho más fácil de mantener. La reducción de la cantidad que bebes también puede ser un trampolín para dejar el alcohol por completo en el futuro.

Recompensar el progreso

Es importante que sepas que el hecho de que hacer cambios en tu estilo de vida puede ser difícil y por lo tanto, es conveniente recompensar tus progresos. No seas demasiado duro contigo mismo si tienes un desliz.

Una forma sencilla de realizar un seguimiento de cómo lo estás haciendo y mantener tu motivación es ponerte metas a corto plazo. Tal vez primero tendrías que mentalizarte para conseguir el reto de estar una semana sin beber alcohol y una vez conseguido, alargar el reto a un mes y así progresivamente.

Disfruta de los beneficios

Ya sea porque has dejado por completo o has reducido el consumo de alcohol, puedes observar una serie de mejoras en ti y en tu vida. Entre otras cosas, seguro que notas que tienes más energía, que duermes mejor o que has perdido un poco de peso. A largo plazo, también estarás ayudando a reducir tu riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades del hígado o del corazón y podrías disminuir tu presión arterial.

Cómo dejar de beber

Los posibles síntomas de la abstinencia

Dejar de beber alcohol de repente puede causar síntomas graves de abstinencia si has estado bebiendo demasiado antes del cambio. Los síntomas psicológicos son muy comunes y no sólo si eres un bebedor empedernido. Los síntomas psicológicos pueden incluir irritabilidad, falta de concentración, sensación de debilidad, cansancio, dificultad para dormir o pesadillas.

Los síntomas físicos incluyen temblor de manos, sudoración, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, palpitaciones y falta de apetito son menos comunes, pero son a menudo una señal de que la víctima estaba bebiendo en niveles preocupantes. Los efectos secundarios físicos severos incluyen convulsiones, confusión, fiebre e incluso alucinaciones. Si experimentas síntomas de abstinencia física de cualquier tipo, debes consultar a tu médico tan pronto como te sea posible.

Tu médico puede recetarte medicamentos que pueden ayudar con los síntomas de abstinencia. También te puede ofrecer asesoramiento y apoyo psicológico y te puede poner en contacto con grupos de apoyo locales que pueden ayudarte a mantener el rumbo.

Cómo dejar de beber vino

Te ofrecemos 8 consejos para limitar tu consumo de vino y dejar de dañar tu salud, riqueza y sabiduría.

Entonces, ¿cuánto vino es demasiado?

Según la mayoría de las directrices, una "copa" es equivalente a:

  • 150 ml de vino.
  • 35m ml de cerveza.
  • 40 ml de licores destilados de 40 grados, como el vodka.

Estas mismas directrices recomiendan una bebida por día para las mujeres y dos para los hombres. Si quieres acabar con tu hábito de beber vino diariamente porque se está convirtiendo en una adicción o porque notas que se te está yendo de las manos, aquí te damos algunos

  • 1. Mantén un registro sincero. Antes de cambiar nada, sé honesto contigo mismo y conoce exactamente cuánto vino bebes cada día.
  • 2. No guardes todas tus bebidas para el fin de semana. Es una cosa curiosa que mucha gente piensa. Si no bebo durante la semana, puedo beber más el fin de semana.
  • 3. Busca otro ritual. No siempre es el propio vino al que nos volvemos adictos, puede ser a todo el ritual que llevamos a cabo antes de beber. Interrumpe el patrón, si beber vino te relaja, hay un montón de forma de relajarse, como por ejemplo, un baño caliente.
  • 4. Bebe más despacio. No te bebas el vino como si no hubiera mañana. Saboréalo y bébelo poco a poco.
  • 5. Cógete unos días libres. Si bebías demasiado vino cada día, dejarlo puede ser demasiado para tu cuerpo. Tómate unos días para descansar y acostumbrarte a no beber.
  • 6. No tengas vino en casa. Es fácil caer en la tentación cuando ésta está tan cercana a nosotros.
  • 7. Prepara estrategias. Es fácil volver a beber cuando se nos presenta una dificultad o problema. Por eso es importante tener un plan B para todas las ocasiones que se nos puedan presentar.
  • 8. Prepárate mentalmente para no beber vino. Es mucho más fácil comportarse de una determinada forma, si la mente y el cuerpo así lo esperan. Cierra los ojos, relájate e imagina como vas a pasar todo el día sin beber.