Cómo dejar de fumar porros

Cómo dejar de fumar porros

Si crees que los porros son el centro de tu vida y se están apoderando de ella, están sustituyendo a tus amigos, hobbies y a tus formas favoritas de pasar el tiempo, entonces es el momento de dejar de fumar porros. La marihuana puede ser psicológicamente adictiva, lo que significa que tienes que estar mentalmente preparado y dispuesto a renunciar a tu hábito. Si necesitas ayuda para saber cómo acabar con tu hábito para siempre, sigue leyendo.

Cómo dejar de fumar porros

Tira todo lo relacionado con los porros

Coge una bolsa y tira todo lo que haga referencia a los porros, como por ejemplo: los cachibaches para fumar, encendedores, cerillas, suministros de hierba, todo lo que te lleve al hábido de fumar (videojuegos, películas, canciones…), el teléfono de tu distribuidor, plantas que puedas tener, etc. Todo es todo.

Avisa a la gente que te rodea que quieres dejar de fumar porros

Es necesario que tu entorno sea consciente de tu propósito y así puedan ayudarte. Es muy posible que las personas o "amigos" con los que compartías la adicción intenten detenerte en el camino. Deberás tomar una decisión y dejar de verlos, al menos durante el tiempo que necesites para desintoxicarte. Aún cuando ya creas que estás en terreno seguro, deberás ir con cuidado si vuelves a verlos. Por tu bien, plantéate cambiar de amigos.

Prepárate para dejarlo

El mono de la hierba puede durarte una o dos semanas, en este tiempo puedes experimentar los siguientes síntomas: Insomnio, disminución del apetito, irritabilidad, ansiedad y aaumento de la temperatura corporal. Los síntomas pueden comenzar al día siguiente de dejar de fumar. Los peores días suelen ser el segundo y el tercero.

Busca un nuevo hobblie

Es vital buscar una actividad sustitutiva. Las opciones más comunes suelen ser practicar deporte, tocar la guitarra, andar, leer, cocinar e ir al cine. Es muy importante que intentes tener todas las horas del día ocupadas.

Cambia tus rutinas

Además de estar entretenido todo el día, es muy recomendable que cambies tus rutinas. Esto hará que no tengas la tentación de fumar cuando normalmente lo hacías porque ya no harás cosas que normalmente hacías. Crear nuevas rutinas es un punto clave para no recaer en un adicción.

Gestiona tus impulsos y crea un plan de acción

Debes prepararte para saber cómo reaccionar a tus impulsos y al mono de fumar. Aunque intentes evitar toda clase de situaciones tensas, debes ser consciente de que éstas pueden presentarse. Por ese motivo es necesario tener un plan de acción para saber qué hacer cuando te encuentres en diversas situaciones incómodas.

Por ejemplo, una forma de disuasión puede ser cambiar de escenario, respirar profundamente, ponerte algo en la boca (snacks, chicles…), beber agua, darte una ducha, llamar a alguien que te apoye y con quien te sientas cómodo, cada uno debe hacerse su propio plan de evasión.

Motívate y prémiate

La motivación y la ilusión pueden ser muy reconfortantes cuando tienes que poner tanto de tu parte para conseguir lo que quieres. Prémiate cuando llegues a la meta. Haz una fiesta, invita a tu familia a comer, planea un viaje, cómprate algo que te haga ilusión tener, etc.

Consigue ayuda profesional

Si ves que el camino se te está haciendo cada vez más difícil es posible que necesites ayuda profesional. Un terapeuta o un grupo de apoyo pueden ayudarte a vencer tu adicción.

Prueba la auto-hipnosis

Esta técnica puede ayudarte a dejar de fumar porros para siempre. La auto-hipnosis te ayuda a concienciarte de lo que quieres conseguir y también te hace ver el camino que vas a tener que pasar para conseguir lo que quieres.

Cómo dejar de fumar marihuana

Cómo dejar de fumar marihuana

Fumar marihuana crea adicción. Aprende cómo dejar este hábito con esta valiosa información que te ofrecemos a continuación.

Debes tener y mantener el deseo de dejar de fumar marihuana

Debes tener y mantener el deseo de dejar de fumar: Todos nos enfrentamos los obstáculos y contratiempos cuando tratamos algo nuevo, aprender a cómo dejar de fumar marihuana no es diferente. La palabra clave aquí es el deseo. Necesitas saber que quieres salir de esto y que no vas a dejar que nada se interponga en tu camino. Esto puede marcar la diferencia entre dejar de de fumar definitivamente y volver a recaer. Lo importante es proponértelo, es normal que cometas algunos errores en el camino, pero siempre debes seguir intentándolo y aprendiendo sobre la marcha. Piensa que aunque sea un camino duro, las alternativas pueden ser mucho peores, si sigues fumando te estás haciendo un flaco favor a tu salud, puedes quedar atrapado en ti mismo, tener la autoestima por los suelos, no tener ningún tipo de ambición, etc.

Evalúa tus relaciones

Evalúa tus relaciones: Si has sido un fumador de marihuana durante un largo período de tiempo, probablemente sabes de un montón de gente que fuma y que no quieren que renuncies a tu adicción. Muchas personas pueden encontrarse trabas cuando quieren dejar de fumar marihuana porque la mayoría de sus amigos fumana. Es muy probable que para dejar tu hábito atrás tengas que alejarte de algunas amistades que basaban su vida en la marihuana y en nada más. Durante un tiempo puede ayudarte evitar situaciones en las que puedas sentirte tentado por la marihuana. Seguro que encuentras a muchas personas que te quieren que te apoyan y te animar a seguir sin fumar. Algunas otras en cambio, pueden intentar sabotear tu éxito y que vuelvas a recaer. Es posible que durante el proceso pierdas a algunas personas que pensabas que eran tus amigos, pero en realidad vuestra relación estaba basada únicamente en fumar marihuana, este tipo de "amistades", realmente no se pueden considerar una verdadera amistad en absoluto. Cuando dejes por fin este hábito te darás cuenta que tendrás más dinero y que podrás hacer con él cosas mucho más interesantes.

Necesitas un plan

Es necesario tener un plan: La planificación es un medio necesario para luchar. Ya que tu adicción ya ha elaborado un plan para hacerte recaer. Una vez que tengas el deseo de dejar de fumar marihuana, es necesario ponerse manos a la obra para crear tu propio plan. Busca un sistema que funcione para ti. En el plan debes tener en cuenta qué vas a hacer en los momentos de tentación, cómo vas a conseguir volver a tu enfocar en tu objetivo y redirigir tus acciones. Es vital tener muchos planes B para las diferentes situaciones en las que te puedes encontrar. También es necesario que te prepares para las dificultades y problemas que pueden surgir en tu vida diaria, cómo los vas a solucionar sin tener que recurrir a la marihuana.

Puede ser un camino duro, pero si quieres puedes conseguirlo.