Cómo dejar de hablar rápido

El exceso de velocidad cuando hablas puede confundir a los oyentes y pueden no llegar a entender nada de lo que les has dicho. Sigue estos consejos para ralentizar la velocidad del habla.

Cómo dejar de hablar rápido

¿Eres un transmisor rápido? ¿Tratas de meter demasiados conceptos en tus presentaciones y lo compensas con la velocidad del discurso? ¿Tu nerviosismo hace que vayas a toda prisa hacia la meta?

No importa por qué hablas tan rápido, sólo importa que los que te estamos escuchando podemos sacar más provecho de tus palabras si vas más despacio.

He aquí cinco maneras de pisar el freno y el ritmo durante una presentación o al hablar en público:

1 . No hables tan rápido como lo haces en una conversación

Puedes hablar hasta 400 palabras por minuto en una animada conversación, pero con un público tienes que reducir la velocidad entre 140 a 160 palabras por minuto. Se necesita trabajo para desarrollar un estilo de presentación más lento, pero sólo así, serás un orador más efectivo.

2 . Trabaja con tus nervios

El hablar rápido, no te ayuda ni a ti, ni a tu público. No importa las ganas que tengas de acabar. No aumentes la velocidad para resolver tu problema de nervios. Haz ejercicios de respiración y practica hasta que estés lo suficientemente seguro como para mantener un ritmo adecuado.

3 . Piensa en hablar como al compás de la música

Si estás bailando con una música que va muy rápida, te cansarás mucho antes. Esto también es cierto cuando se habla demasiado rápido. El hablar más lentamente, te garantizará una audiencia más atenta.

Ve bajando el ritmo progresivamente. Practica ritmos más lentos por minuto hasta que te acostumbres a un estilo de hablar más lento.

Cómo puedo hablar más despacio

4 . Plan de pausas en tus oraciones

Los músicos de las orquestas sinfónicas mantienen el tiempo con sus dedos de los pies, dentro de sus zapatos. No los verás moviendo los pies, pero si los grabáramos de cerca, veríamos movimiento bajo el cuero de sus zapatos.

Hazlo cuando necesites hacer una pausa como un recordatorio físico para reducir la velocidad. Esto es especialmente eficaz si no tienes notas y no puedes anotar recordatorios para hacer una pausa. Todo lo que necesitas recordar son claves mentales, como tres golpes entre oraciones sin perder el ritmo.

5 . Cuidado con las listas

Cuando estás hablando de una lista, en especial cuando te conoces de pe a pa su contenido, puedes correr más sin darte cuenta. Así sólo conseguirás que tu audiencia no comprenda cada uno de los elementos de tu lista.

Inserta pausas más largas entre los elementos de una lista, así: "Cuando decidimos recaudar más dinero, reclutamos nuevos miembros de la junta con la experiencia de recaudación de fondos [pausa/pausa/pausa], ponemos nuestros planes de renovación en espera [pausa/pausa/ pausa], y se centra en el cultivo de nuevas perspectivas".