Cómo dejar de jugar a videojuegos

Los videojuegos son sin lugar a dudas uno de los obstáculos más difíciles y más grandes de superar la primera vez que te involucras en un viaje de auto-mejora.

Cómo dejar de jugar a videojuegos

Creo que todos estamos de acuerdo en que la adicción a los videojuegos no nos permite vivir la vida que queremos vivir.

Cuando no tienes nada más que hacer el viernes por la noche, ¿qué haces? Juegas a los videojuegos.

Cuando llegas a casa cansado después de trabajar de 9-5, ¿qué haces? Juegas a los videojuegos.

Cuando quieres relajarte durante un minuto y matar el tiempo, ¿qué haces? Juegas a los videojuegos.

Y pronto esto se convierte en una adicción mayor y una de las más difíciles de romper.

Este artículo es para las personas que tienen el deseo de dejar de jugar a los videojuegos. Si no quieres dejar de jugar, entonces este artículo no es para ti.

La tragedia es que muchas de las personas que juegan a los videojuegos noche tras noche se dan cuenta de esto también. Quieren dejar de jugar pero no saben cómo. Si te sientes identificado, estás en el lugar correcto.

Una noche, decudes que ya has tenido suficiente y debes tratar de dejar de jugar. Tal vez incluso busques en Google: "¿Cómo dejar de jugar a los videojuegos?". ¿Qué dicen los consejos? Puedes encontrar consejos inútiles que no funcionan en absoluto, ya que son consejos muy obvios como:

  • No dejar de jugar por completo, simplemente limitar tu tiempo de juego.
  • Dedicar más tiempo a estudiar.
  • Hacer ejercicio.
  • Comer sano y beber más agua.
  • Ir a casa de un amigo o al centro comercial.
  • Jugar juegos de mesa en su lugar.

¿Qué es esto? ¿Alguien realmente va a hacer alguna de esas cosas? En serio. Estas personas no tienen ni idea. La gente no va a dejar de jugar a los videojuegos por estudiar más. La razón por la que juegan a los videojuegos es para no estudiar. El ir a casa de un amigo parece un buen consejo, a excepción de tus amigos seguramente también juegan, por lo que ahora se acaba de hacer un problema mayor. Limitar el tiempo que juegas nunca funciona en absoluto.

Piensa en un consejo común que se da a las personas que tienen sobrepeso y quieren hacer algo al respecto. ¿Cuál sería? "Comer más sano y correr".¿Eso funciona? Por supuesto. Pero la razón principal de que estas personas tengan sobrepeso es porque son perezosos. (Ya sé que no es la única razón, pero seamos realistas, es una de las principales). Si alguien es perezoso, ¿Realmente van a ir a correr? ¿Me estás tomando el pelo? Si eres una persona atlética y te gusta el deporte, sabes la cantidad de esfuerzo que necesitas para ir a correr. Si tuvieras sobrepeso, correr sería un gran desafío aún mayor. Una vez más, comer sano es bueno, pero eso requiere un gran esfuerzo. El cambio de los hábitos alimenticios no es exactamente una propuesta interesante. Así que simplemente sólo con este consejo, no es suficiente.

El consejo correcto es encontrar una solución al problema real: la pereza, la falta de unidad, la falta de autoestima, etc. Averiguando el problema tendrás más oportunidades de conseguir el éxito.

Si eres una persona que juegas a videojuegos tanto como te es posible. Has llegado a un punto en el que te niegas a hacer cualquier tarea de la casa porque eso sería quitarle tiempo a jugar a videojuegos. Ya no juegas a videojuegos por diversión, sino que estás en un nivel extremadamente competitivo, compites en torneos y te tomas a tu equipo o equipos como si fuera tu negocio, es hora de dejarlo y de recuperar tu vida.

Piensa que puedes mejorar tu vida, que eres capaz de romper el hábito y que la tentación de jugar se desvanecerá.

Lo que nos lleva a la primera y absolutamente más importante pieza del puzzle para dejar los videojuegos: Debes tener un firme compromiso de no jugar más. No se puede limitar el tiempo de juego; no se puede utilizar como una recompensa. Debes dejarlo de golpe, estar comprometido al 100 % con este reto. Debes tomar esa decisión. Debes tomar la decisión de no tocar los videojuegos para nada nunca más. Es un problema serio y por lo tanto, la decisión debe ser coherente y seria también. Si no te lo tomas así, el resultado final será que volverás a jugar una y otra vez, perdiendo tus días jugando a algún videojuego estúpido, justificándolo de mil maneras diferentes.

Cómo dejar los videojuegos

Un firme compromiso es absolutamente crucial, pero no es suficiente. Esto es algo que se descubre si vuelves otra vez a jugar. La segunda y la tercera pieza del rompecabezas lo explican perfectamente: los videojuegos son un desafío. Los desafiados pueden ser un factor muy motivador para alguien. El reto del juego es un aspecto de por qué te conviertes en un adicto tan arraigado. También te proporcionan una forma donde puedes ver un crecimiento constante y medible.

Basta con mirar a los mejores y más adictivos juegos. En todos los juegos se puede subir de nivel (crecimiento medible constante). No hace falta ser un genio para ver que subir de nivel es un aspecto muy adictivo del juego.

Hay una última pieza central para este rompecabezas. La pieza de la existencia propia , todas las piezas de las que te he hablado hasta ahora son importantes y hacen mucho daño de forma independiente, pero esta última pieza es el verdadero factor x: todos los buenos juegos son sociales. El aspecto social de estos juegos es lo que realmente te atrae. Es por eso que jugar a un juego multijugador no es divertido, pero sólo por un tiempo limitado. Con el tiempo te aburres y haces otra cosa. Pero los juegos que te mantienen enganchado durante mucho tiempo son los sociales. Los juegos más exitosos agregan un aspecto social importante para cada juego y es por eso que tienen a millones de jugadores en todo el mundo, millones de jugadores que juegan durante un largo periodo. Ya no tienes una razón para salir y conocer gente, ya que al iniciar una sesión de videojuego te lo puedes pasar genial, hablas con más gente, escapas de la realidad, vas creciendo y mejorando de forma mensurable y constante y continúa además, es un desafío cada vez que juegas. Cuando todavía estás interactuando con gente, quedarse en casa en un viernes por la noche no se ve tan mal ¿verdad?.

Si nos fijamos en los mejores y más adictivos juegos que hay, todos ellos comprenden estas piezas básicas. Son un reto, pero también se puede ver el crecimiento y la mejora constante en el tiempo. Te permiten escapar de la realidad, aunque sólo sea temporalmente. Son sociales.

Así que ahora debes estar pensando:

"Ok, todo esto tiene sentido, entiendo cómo funcionan estos juegos y las áreas de mi vida que están llenando, pero ¿cómo puedo dejar de jugar y empezar a vivir mi vida?".

Bueno, aparte de tener ese compromiso firme, es necesario rellenar las cuatro áreas con nuevas actividades. Pero no te olvides, quieres dejar el hábito de jugar a videojuegos, es un hábito en el que disfrutas, te diviertes, etc... así que no puedes rellenar estos huecos con cosas que no te gusten. Tienes que rellenarlos con actividades que te gusten, que te encanten. Tienes que pasártelo en grande haciendo esas actividades, de lo contrario acabarás queriendo ir a jugar a los videojuegos otra vez, porque no estarás recibiendo la misma satisfacción que conseguías con los videojuegos.

Para recapitular, estas áreas son:

  • Un escape temporal.
  • Un crecimiento medible y constante.
  • Un desafío.
  • Algo social.

Así que vamos a proponerte algunas ideas. ¿Qué actividades pueden llenar esos vacíos?

La dinámica social es esencialmente un enfoque proactivo para vivir la vida que deseas. ¿Cuál es tu sueño? Y cuando digo sueño, estoy hablando de un estilo de vida en el que se incluye un puesto de trabajo, un grupo increíble de amigos, novio/novia, aficiones apasionadas y un propósito.

Es vital hacer cosas, no parar. No te quedes en casa aburrido mucho tiempo, porque como bien sabrás cuando estás aburrido en casa, los videojuegos son una solución fácil a este problema.

Pero ¿qué pasa si no quieres mejorar tus habilidades sociales. ¿Qué más se puede hacer?

Bueno, cualquier cosa que te apasione funcionará. Si quieres aprender a tocar la guitarra, ¡hazlo! Pero recuerda, al tocar la guitarra te falta una pieza clave: el aspecto social. Así que en vez de ensayar solo en tu habitación todo el tiempo, queda con algún amigo para tocar dos o tres veces a la semana. Inicia una banda o un grupo de música. Eso sí que cumpliría todos los requisitos.

Cualquier actividad que te guste va a funcionar. Sólo tienes que encontrar algo que te guste y tomártelo en serio, eso pueden ser mil cosas, aprender a socializarte, aprender a tocar la guitarra o iniciar un negocio paralelo de marketing en Internet con un amigo. Sólo tienes que tener un compromiso firme y a continuación, asegurarte de rellenar los cuatro aspectos.

Espero que este artículo te haya dado fuerzas para conseguir lo que deseas.