Cómo dejar de morderse las uñas

Casi todo el mundo ha tenido al menos un momento en su vida en el que se ha mordido las uñas. Tal vez te las mordiste mientras estabas sentado en una clase aburrida, por nervios debido a un cambio de supervisor o por ansiedad antes de entrar al cine para ver tu película favorita de terror.

Cómo dejar de morderse las uñas

Morderse las uñas es un hábito que a menudo comienza en la infancia. Los estudios muestran que un 60 % de los niños y el 45 % de los adolescentes se muerden las uñas. Morderse las uñas es menos frecuente después de los 18 años, pero puede continuar hasta la edad adulta. Muchos adultos y niños a menudo no saben que se están mordiendo las uñas ya que hacerlo se ha convertido en un hábito.

El problema puede variar desde leve, cuando es un hábito ocasional a un problema más grave cuando se trata de un hábito constante.

¿Por qué nos mordemos las uñas?

El estrés y el aburrimiento son los principales culpables de que nos mordamos las uñas. El hábito es a menudo una forma de aliviar la ansiedad o de mantener al menos una parte del cuerpo ocupada mientras que la mente carece de interés. La frustración y la soledad son los desencadenantes emocionales adicionales que pueden conducir a que nos mordamos las uñas. Algunas investigaciones sugieren que los genes pueden jugar un papel importante.

Morderse las uñas también puede ser un síntoma de una afección psicológica, como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Las personas que se lavan las manos varias veces o que se arrancan el pelo compulsivamente también pueden morder sus uñas como parte del mismo espectro de comportamiento. Muchos niños que se muerden las uñas también tienen otros trastornos psiquiátricos, como el trastorno de hiperactividad por déficit de atención, el trastorno de oposición desafiante (ODD), trastorno de ansiedad por separación o hacerse pipí en la cama.

Morderse las uñas regularmente puede causar graves daños a la uña y a la piel circundante. Se puede considerar una forma de automutilación.

Comerse las uñas tiene consecuencias físicas y emocionales. Morderte regularmente las uñas y las cutículas puede dejar tus dedos rojos y doloridos. El área de la piel alrededor de las uñas puede sangrar e infectarse. Las bacterias y los virus pueden transmitirse de los dedos a la cara y a la boca.

Comerse las uñas también puede dañar los dientes, lo que lleva a que los puedas tener mal alineados o debilitados.

La apariencia de las uñas mordidas también puede ser embarazosa, sólo puede añadirte ansiedad y estrés.

¿Cómo puedo dejar de morderme las uñas?

Muchos niños con el tiempo dejan de morderse las uñas. Pero hay adolescentes y adultos que todavía luchan contra esta costumbre, existen algunas técnicas que han demostrado buenos resultados.

Píntalas con algo que tenga un sabor amargo y desagradable

Puedes utilizar un escudo en tus uñas que tenga un sabor amargo. El sabor desagradable te desanimará al morderlas. También puedes utilizar un esmalte de uñas transparente o de color normal para evitar morderte las uñas. Esta misma técnica la puedes utilizar con tu hijo.

Cómo dejar de comerse las uñas

Ponte uñas postizas

Las uñas postizas no sólo parecen grandes, sino que también hacen un gran trabajo ya que te impide mordértelas. Y son seguras para las uñas reales, asumiendo que te las han puesto en un salón profesional con una buena reputación.

Córtate las uñas

Mantén tus uñas cortas. Así tendrás menos que morder.

Hazte manicuras regulares

Si vas a gastar el dinero para mantener unas uñas atractivas y agradables a la vista, será menos probable que te las muerdas.

Controla tu estrés

Utiliza una técnica alternativa para manejar tu estrés. Prueba el yoga, la meditación, la respiración profunda o apretar una pelota anti-estrés para relajarte.

Haz cosas para entretenerte

Una vez que te das cuenta que tienes el hábito de morderte las uñas, puedes intentar dirigir esa energía en una acción diferente. Para algunas personas, eso significa mantener tus manos ocupadas para que no tengas la oportunidad de comértelas inconscientemente. Puedes considerar la adopción de un pasatiempo que involucre un trabajo hecho a mano como el dibujo, la pintura, la costura o el crochet.

Ponte una goma en la muñeca

Ponte una banda elástica alrededor de la muñeca y estírala y suéltala cada vez que tengas el impulso de morderte las uñas.

Ponte guantes

Si has probado estas técnicas y nada está funcionando, utiliza guantes o ponte vendas autoadhesivas en las puntas de los dedos para que no puedas morderte las uñas.

Habla con un médico de salud mental si sigues mordiéndote las uñas persiste y además tienes ansiedad y estrés. Podría ser un signo de un problema psicológico más grave, incluyendo el OCD, que puede tratarse con asesoría psicológica o medicamentos.