Cómo dejar de ser negativo

Si eres una persona cínica, si el sarcasmo te hace reír y te gusta quejarte, sigue leyendo. Los niveles de estrés y bienestar emocional afectan a nuestra salud. Si te sientes crónicamente infeliz y estresado, es imposible que puedas alcanzar plenamente el bienestar.

Cómo dejar de ser negativo

No es que estemos destinados a estar pletóricos el 100 por ciento del tiempo. Es normal sentirse triste y decaído de vez en cuando y trabajar a partir de esos sentimientos es parte de la experiencia humana. Pero si te deleitas en la negatividad y el cinismo es tu zona de confort, tal vez es hora de mirar por qué estás enfocando hacia esa dirección.

Aquí te ofrecemos una serie de pasos para acabar con esa actitud negativa y lograr una perspectiva más feliz:

1. Lista de gratitud

Empieza con una lista de gratitud y anota tres cosas por las que estás agradecido. Este ejercicio lo debes hacer cada día.

Al principio puedes decir cosas como por "mis amigos maravillosos", "mi familia que me apoya" y "mi novio/a impresionante". Pero también puedes poner cosas pequeñas, que no tengan mucha importancia pero que te hagan sentir bien como por ejemplo: "El olor del café de esta mañana". El ejercicio trata de centrarte en tres cosas que hayas vivido ese día y que sean positivas, no importa cuán grandes o pequeñas sean.

2. Detén las protestas

Es un ejercicio difícil. A la gente no le gustan las personas que se quejan constantemente y a nadie le gusta ser un quejica o lo que es peor, que lo consideren un quejica. ¿Y qué nos traen las quejas constantes? La negatividad. Pon esta regla en tu cabeza: Pensar antes de hablar. Cada vez que te venga una queja a la boca, muérdete la lengua.

3. Empieza a felicitar a la gente todos los días

Felicita a la gente por un trabajo bien hecho, señala los logros de tus clientes, no importa si es una felicitación por algo grande o pequeño, lo importante es que lo lleves a cabo cada día. Siéntete feliz por difundir energía positiva allá dónde vayas.

Cómo dejar de pensar en negativo

4. Deja de reaccionar desde el miedo y empieza a participar en diversos grupos y a compartir

Cuando te relacionas positivamente con gente y compartes experiencias, información, etc... envías a estas personas energía positiva que después volverá a ti. Formar parte de algo es importante para ti como persona y además mejora y promueve el positivismo.

5. Deja de ser negativo

Si no tienes algo bueno que decir de alguien, no abras la boca. En su lugar, piensa en algo positivo acerca de esa persona. Si estás teniendo un mal día y empiezas mentalmente a listar todo lo que salió mal, concéntrate en tu lista de gratitud. Así es como se forman nuevos hábitos: Ten en cuenta que cuando se empieza a reincidir, invalidas esa tendencia y cambias a tu nuevo hábito.

Lo más importante, es que cuando pongas en práctica estos pasos, seguramente te darás cuenta que eras demasiado duro contigo mismo. En tu diálogo interno, seguramente te dirías cosas que nunca dirías en voz alta a un amigo o a cualquier persona. Eras demasiado crítico contigo mismo. Tal vez esa era la fuente de tu infelicidad. Una vez que aprendes a amar y aceptarte a ti mismo, eres realmente feliz. Se necesita práctica, pero puedes conseguirlo.

¿Por qué estás agradecido hoy?