Cómo dejar de toser

Una agotadora tos que nos produce dolor en la garganta cada vez que tosemos y aparentemente sin fin, puede desesperarte. A menudo, puedes aliviar esa tos persistente con remedios caseros simples que calman tu garganta y te ayudan a respirar mejor. Sin embargo, si la tos persiste o empeora, debes buscar ayuda médica.

Cómo dejar de toser

A continuación te ofrecemos las claves para dejar de toser:

  • Bebe mucha agua. El líquido ayudará a eliminar las bacterias o los virus dañinos y mantendrán la garganta húmeda.
  • Chupa pastillas para la tos o caramelos duros. Esto humedece la garganta seca y calma la picazón.
  • Bebe té de hierbas o zumo de limón con agua caliente y cucharada de miel. El líquido caliente afloja y despega la mucosidad en la garganta y la miel proporciona una capa protectora y calmante que elimina la tos.
  • Mastica un trozo de jengibre con sal. El jengibre reducirá la irritación de la garganta.
  • Haz gárgaras con una mezcla de agua y sal. La sal desinfecta la boca y despeja el conducto hacia la garganta para facilitar la respiración.
  • Mezcla una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua y bébetelo. El vinagre funciona como un anti-inflamatorio y antiséptico en la garganta.
  • Respira el vapor de agua en una ducha caliente o gracias a un vaporizador o humidificador. El vapor humedece el aire y afloja el moco de la garganta.
  • Hierve dos ramitas de canela en una taza de zumo de limón. La canela afloja la flema de la garganta. Los limones contienen vitamina C, lo que fortalecerá tu sistema inmunológico para que tu cuerpo pueda combatir la enfermedad que causa la tos.
  • Descansa lo suficiente para relajar tu cuerpo y poder almacenar suficiente energía para luchar contra la infección que causa la tos.
  • Mantén tu aire limpio. Asegúrate de que el aire de tu casa está libre de irritantes, como el humo del cigarrillo o los humos de la chimenea. El aire impuro agravará tus pulmones y desencadenará más ataques de tos.

Calmar la tos nocturna

Te damos además algunos consejos saludables para evitar la tos nocturna:

La tos nocturna puede ser demoledora para el descanso. La clave es para calmar la garganta y las vías respiratorias antes de irte a la cama.

Bebe té de hierbas con miel. Adquiere el hábito de tomarte una taza de té sin cafeína antes de acostarte. Cualquier líquido caliente puede ayudar a aflojar la mucosidad de las vías respiratorias. Es muy conveniente añadir un poco de miel.

Duerme con un poco de pendiente. Cuando se trata de la tos nocturna, la gravedad es tu enemigo. Todo el drenaje post-nasal y la mucosidad que tragas durante el día, realiza copias de seguridad e irrita la garganta cuando te acuestas por la noche. Trata de desafiar a la gravedad y apuntálate a ti mismo con algunas almohadas mientras duermes.

Otro truco para las personas con reflujo ácido es poner bloques de madera debajo de la cabecera de la cama para elevarla unos centímetros. Con ese ángulo, es posible mantener los ácidos en el estómago donde no puedan irritar tu garganta. Por supuesto, tendrás que obtener permiso de tu pareja primero.

Utilizar el vapor con cautela. Las vías respiratorias secas pueden hacer que tu tos empeore. Puedes encontrar alivio con una ducha o un baño antes de acostarte o simplemente sentándote en un baño de vapor. Si tienes asma, el vapor en realidad puede empeorar la tos.

Cómo calmar la tos

Humidificadores. Los humidificadores pueden ayudar a la tos si el aire es seco. Pero el exceso de humedad en tu dormitorio puede mantener la tos. Los ácaros del polvo y el moho, ambos alergenos comunes, se desarrollan en el aire húmedo. Te sugerimos por lo tanto, que mantengas unos niveles de humedad de entre el 40% y el 50%. Para medir la humedad puedes utilizar un higrómetro que es un dispositivo barato que puedes comprar en cualquier ferretería.

Prepara tu lado de la cama. En caso de que comiences a toser por la noche, ten a mano todo lo necesario: un vaso de agua, medicamentos para la tos, caramelos, etc. todo lo que te pueda ayudar. Cuanto antes pares un ataque de tos, mejor. La tos irrita continuamente las vías respiratorias, lo cual puede hacer que tu problema por la noche dure más tiempo.

Mantén la ropa limpia. Si tienes tos y eres propenso a las alergias, céntrate en la limpieza de tus sábanas y almohadas. Los ácaros del polvo, pequeñas criaturas que se alimentan de células muertas de la piel y se esconden en la ropa de cama, son un disparadores de la alergia común. Para deshacerte de ellos, debes lavar cada semana toda la ropa de cama con agua caliente. Si es posible, ponle una funda al colchón y a las amohadas.

Medicamentos para la tos. Hay muchos medicamentos de venta sin receta para calmar la tos, éstos te pueden ayudar de dos maneras. Un expectorante puede ayudar a aflojar el moco. Los supresores de la tos, bloquean el reflejo de la tos y reducen la necesidad de toser. Lee cuidadosamente el prospecto para asegurarte de obtener el medicamento que sea más adecuado para tu tos. Pregúntale a tu médico o farmacéutico si no estás seguro.

Ve al médico. Si has tenido tos nocturna durante más de 7 días, es el momento de ir a ver a tu médico. Puede tomar algún tiempo, pero juntos podréis determinar la causa y acabar con el problema, para poder recuperar tus noches de descanso.